Pinturas sector alimentación

pinturas, mantenimiento, industrial, barcelona, alimentario

 

La aplicación de pinturas epoxi para el empleo alimentario, se basa básicamente en un recubrimiento sin disolvente de dos componentes fundamentalmente indicado como cobertura interna de cubas, depósitos y pavimentos, que guarde contacto con productos de alimentación, transporte, interior de camiones y vehículos cisterna de aceite, vino y bebidas alcohólicas. 

 

Asimismo, este esmalte es apto para permanecer en contacto inmediato con agua potable. Se utiliza para la cobertura interior de tanques con capacidad alimentaria, también para cobertura de superficies con contacto alimentario, como cámaras frigoríficas, mataderos, el  encalado en general  para preservar y reparar suelos, zócalos y techos en emplazamientos alimentarios, laboratorios, centros de salud y bodegas. Igualmente es apto para conserveras, industrias de sector lácteo, centros de atención a animales y quirófanos.

 

Lo más destacable sería las ventajas que tiene el producto por la buena adherencia a los materiales de construcción, por su elevado aguante a la abrasión,  a las marcas y al impacto. Es sencillo  de lavar, también a la descontaminación y el mantenimiento. Asimismo genera una impermeabilidad de la película usada creando una total estanqueidad de fluidos. También hay que destacar la elevada dureza de producto y la fortaleza mecánica. E incluso a la resistencia continúa a temperaturas de 60-80° C y de máximos de 90° C.

 

Según la normativa que regula la limitación de emisiones de composición orgánicos volátiles, los revestimientos de epoxi están pensados para cumplir funciones precisas de elevada prestación como la imprimación y monocapa para plásticos,  la cubierta de imprimación de substratos ferrosos, la capa de imprimación para metales reactivos  tales como zinc y el aluminio, pulido anticorrosión, revestimientos de suelos, inclusive de madera y cemento, aguante a los graffiti, a la vez también una elevada resistencia al fuego.

 

Para el preparado y la aplicación hay que tener en cuenta la temperatura ambiente y la del soporte que tiene que estar por encima de 10 °C mientras se aplica., la superficie debe encontrarse por encima del punto de condensación, la saturación de vapor debe ser inferior al 70% en la aplicación y del 80% en el secado, con la intención de evitar impedir la formación de materia acuosa en la capa. Hay que tener muy en cuenta de no aplicar la pintura con temperatura inferior a 3 ° C o con mucha humedad en el ambiente y la temperatura máxima del soporte no debe superar los 40 ° C. 

 

Es importante para conservar la totalidad de las propiedades de la pintura evitar el licuado excesivo de la misma, se puede variar en los espesores, pero habrá que tener en cuenta los tiempos de secado, se aconseja utilizar espesores no superiores a 200 micras secas por mano para favorecer la disipación de la disolución.

 

En los casos de que haya existido una exposición a atmósferas contaminadas, es de suma importancia y esencial lavar con agua a presión primeramente de aplicar las sucesivas capas.