Pintado de oficinas

pinturas, mantenimiento, industrial, barcelona, bataller, oficinas

 

Una de las corrientes actuales de como pintar una oficina moderna, se basa en cómo el color puede influir en el estado emocional de las personas, puede ser un inconveniente o favorecer las funciones habituales del trabajo en una oficina, además puede influir en el estado de ánimo, lo cual repercute en el rendimiento de las personas que trabajan allí. 

 

Por lo tanto, si pintamos en tonos verdes, influirá en la creatividad, en la concentración y en la creación de nuevas ideas, no deja de ser el color de la naturaleza y provoca estabilidad y equilibrio.

 

 Si pintamos en tono azules se creará una atmósfera más calmada y ayuda a la reflexión, generando a su vez un estado de ánimo positivo. 

 

Si por otro lado pintamos en colores de la gama del rojo, se activa el ritmo cardiaco, siendo un color pasional que aporta fuerza.

 

 El amarillo provoca un aumento de la energía, favoreciendo en tareas de repetición, es el color más refrescante. 

 

Para crear un ambiente más informal resulta muy apropiado pintar en tonos naranja, es un color agridulce y a la vez divertido.

 

 Con los colores en tono marrón, se genera confianza y a la vez relajación, es natural y acogedor. 

 

Y, por último, al pintar en tonos blancos y grises, se crea un ambiente de que todo está más ordenado, en calma, por ello al blanco le llaman el color puro y todo se ve más espacioso, favorece la concentración y la luminosidad.

 

Una idea genial para la oficina es pintar una de las paredes con pintura de pizarra, esto genera un espacio de intimidad, en ella se pueden tomar notas o simplemente dibujar.

 

Así pues, según los psicólogos, se genera una interacción en la percepción del color y los sentimientos de las personas que desarrollan su trabajo en una oficina, no se percibe igual los colores en el vestuario como la pintura de la pared.